Las lavanderías son un servicio esencial para las familias en el l Sur Centro

Por Alma Villegas
Clientes en Crystal Coin Laundry miran al televisor para noticias informando sobre COVID-19, Los Angeles, Calif., Abril 4, 2020. Las secadoras bajo el televisor contienen acero inoxidable.

Muchas familias en el Sur Centro de Los Angeles viven en residencias sin acceso a una lavadora o secadora, y dependen de lavanderías abiertas para ropa limpia durante la pandemia de salud global.

"Tengo miedo, pero tengo que hacerlo", dijo Luz Cruz, de 35 años, empujando un carrito de acero inoxidable que transporta su ropa por toda la tienda. Cruz, una trabajadora de la costura, dijo que le preocupa exponerse a COVID-19, pero en este momento es la persona más adecuada en su familia para hacer los viajes necesarios a la lavandería. "Mi esposo se queda en casa con los niños porque padece de asma."

El alcalde Eric Garcetti declaró el 19 de Marzo una orden “Mas Seguros en Casa"en toda la ciudad que prohíbe las reuniones públicas o privadas externas, con excepción de las operaciones de servicios esenciales. El mandato enumera las lavanderías como un servicio esencial y los trabajadores de las lavanderías han estado tomando medidas adicionales al desinfectar las superficies para los clientes que no han dejado de necesitar entrar.

"Lo que estamos haciendo, y creo que lo están haciendo muchas lavanderías, es mantener limpias todas las superficies", dijo el dueño de 78th Street Laundromat, Jordan Berry, de 38 años. "Esas son mesas para doblar y especialmente máquinas de acero inoxidable. Mantenemos las cosas lo más limpias posible."

Los artículos básicos en las lavanderías, como lavadoras, secadoras, carros de lavandería y, en algunos casos, máquinas expendedoras contienen acero inoxidable que, según un estudio reciente publicado en el New England Journal of Medicine, puede transmitir el virus de dos a tres días. Berry enfatizó la importancia de mantener desinfectadas todas las áreas, especialmente aquellas que contienen acero inoxidable.

"Al principio tuvimos problemas porque no pudimos encontrar productos de limpieza," dijo Brandy, la directora ejecutiva de operaciones en las lavanderías Clean King. "Estábamos preocupados por las 40 personas que trabajan en nuestras tiendas, pero hemos adquirido suficientes suministros."

Además, los propietarios de lavanderías como Berry han pedido a los clientes que practiquen la distancia social al reducir la cantidad de tiempo que pasan en la lavandería.

“Obviamente estamos recomendando que la gente se mantenga a 6 pies de distancia. Les pedimos que no esperen en la lavandería." dijo Berry. “Si tienen un automóvil o viven cerca, recomendamos que esperen en su automóvil o en casa. No es obligatorio, pero lo recomendamos. Recomendamos que doblen su ropa en casa."

Los clientes son conscientes de las prácticas de distanciamiento social, pero dicen que son difíciles de practicar en espacios concurridos.

"Las personas se acercan aunque no quieran," dijo Cruz mientras un cliente la pasaba empujando un carrito de lavandería y hacia las secadoras. Cruz acercó su carrito a su lado en el pasillo estrecho para permitir que el otro cliente se moviera.

Como precaución, Luz lava ropa con menos frecuencia, aproximadamente una vez cada dos semanas en lugar de una vez por semana, lo que hacía antes de que la orden de la ciudad entrara en vigor. Ella lava su propia ropa y la de su esposo y sus dos hijos. Antes de la pandemia, Cruz dijo recordar esperar para que las lavadoras y secadoras quedaran desocupadas.

"Es un poco interesante. Cuando todo sucedió por primera vez, el negocio subió. La gente entraba con mantas y sábanas," dijo Berry. "Ahora está bastante de vuelta a la normalidad, un poco más lento porque creo que la gente no se cambia tanto de ropa y está descansando mucho en la casa."

El flujo de clientes en las lavanderías no es tan constante bajo la pandemia, pero los propietarios de lavanderías dicen que sus tiendas permanecerán abiertas sin reducir las horas de operación.

"Hemos mantenido nuestras 11 tiendas abiertas con la esperanza de que la gente se extienda," dijo Brandy. La lavandería de Clean King cerca de los bulevares Crenshaw y Jefferson está abierta las 24 horas, según Brandy, y ofrece a los clientes la oportunidad de lavar temprano en la mañana o tarde en la noche cuando hay menos tráfico. "Estamos haciendo todo lo posible para mantener a nuestros empleados seguros y estamos orgullosos de no haber tenido que reducir horas."

Los clientes de Crystal Coin Laundry pueden lavarse las manos para evitar la propagación de COVID-19, Los Angeles, Calif., Abril 4, 2020. Un letrero de papel dice, "Corona virus. Laven sus MANOS, CARA, ROPA."

Según Wilfredo Serrano, de 58 años, los fines de semana siguen siendo días ocupados en Crystal Coin Laundry, donde ha trabajado durante cuatro años. Trabajando sin parar, caminó por la tienda con una botella de spray de limpieza y un paño, limpiando mostradores, máquinas y el fregadero a disposición de los clientes. “Siempre mantengo este lugar limpio. Es mi trabajo."

El propietario proporciona a los trabajadores máscaras, pero dijo que elige no usar una. "No puedo trabajar y moverme con una máscara puesta. Siento que me estoy ahogando."

Rosario Gómez, de 43 años, siempre ha confiado en los servicios de lavandería, incluido el tiempo en que alquiló un lugar con una lavadora en mal estado. Un tubo importante se rompía o no había agua caliente para la lavadora, dijo. En resumen, agregó, los electrodomésticos no funcionaban incluso si estuvieran en el sitio. Ella necesita lavanderías abiertas para lavar la ropa de su familia a pesar de las preocupaciones.

"Me da miedo porque muchas personas no lo toman en serio", dijo Gómez mientras doblaba la ropa de su familia. Camisas, suéteres y pantalones de diferentes tamaños estaban extendidos sobre la mesa para doblar. “Nadie usa las máscarillas. Miro ahora y nadie usa las máscarillas."

Gómez dijo que actualmente lava ropa para su familia una vez por semana. Cuando sus hijos asistían a la escuela, ella lavaba más de una vez a la semana porque sus uniformes se ensuciaban. Dijo que se preocupa por ellos porque han estado encerrados desde que el distrito escolar cerró las escuelas el 16 de Marzo.

"A veces me levanto y creo que es un sueño, que voy a despertar y todo estará bien", dijo Gómez. "Espero que no cierren aquí porque entonces no sé qué haría".

Una orden de emergencia emitida por Garcetti entró en vigencia ayer, y requiere que la mayoría de los trabajadores que brindan servicios esenciales y clientes que usan estos servicios usen cubiertas para la cara.

Comments